"La educación tiene una importancia fundamental"

Entrevista a Juan Luis González publicada en la web de la Provincia San Nicolás

Juan Luis González es el consejero provincial de educación en la Provincia San Nicolás de Tolentino. Con una larga trayectoria educativa, en este entrevista nos presenta su visión sobre la actualidad y el futuro de este importante apostolado de la Orden.


P. Sabemos que son muchos los años que llevas como profesor y directivo en los colegios que la Provincia de San Nicolás de Tolentino -Orden de Agustinos Recoletos- tiene en España. Seguro que a los visitantes de esta página les gustará conocer los rasgos generales de tu currículo.


R. Mi vida ha estado ligada a la educación, pues desde mi ordenación sacerdotal en 1982 en Marcilla (Navarra) he estado inmerso, de una u otra forma, en el campo educativo. Inicié mi andadura como profesor en el seminario de Lodosa (Navarra, España) desde 1982 hasta 1988. Estuve un año en el colegio de Chiclana (Cádiz, España) y pasé tres años en Colombia, donde obtuve la licenciatura, colaborando en el colegio Agustiniano de San Nicolás. Regresé a España en el 92 destinado a Valladolid como profesor, tutor y responsable de la pastoral hasta el 97, en que fui destinado al colegio Romareda de Zaragoza con las mismas funciones. En el 2000 me nombraron director del colegio y prior de la comunidad hasta el 2006, que regresé de nuevo a Valladolid, en el que sigo y del que soy director titular desde el 2009, compaginándolo como consejero del apostolado educativo y presidente del Equipo de Titularidad.


P. Desde 1992, de forma ininterrumpida, estás dedicado a la educación en colegios de la Provincia de San Nicolás de Tolentino, Orden de Agustinos Recoletos. ¿Te sientes satisfecho como persona y como religioso en este trabajo educativo?


R. Totalmente. La educación exige entrega y compromiso, sacrificios y buenas dosis de paciencia y perseverancia. Quema mucho el trabajo y la relación con la administración educativa, la atención a los padres y la gerencia de los centros, pero te llenas de alegría en el trato con los alumnos, en sus expectativas y proyectos, en verlos crecer y madurar gracias a tus aportaciones. Te sientes como una madre que ve criar a